Lista de favoritos

Un centro de datos como un servicio: La estandarización aporta velocidad y flexibilidad

2019-08-14. Los tiempos de las ideas experimentales y los juegos de simulación para la transformación digital han quedado atrás. Hoy en día, las empresas están implementando sus estrategias en la práctica. Muchas de ellas están luchando con un panorama de TI obsoleto que no satisface por completo la demanda de velocidad y flexibilidad necesaria para el uso de las tecnologías modernas. Los nuevos conceptos de soluciones, como un ecosistema de centro de datos modular con una conexión directa al cloud, pueden ser de gran ayuda.

En octubre del año pasado, un estudio realizado por el especialista en investigación IDC advirtió acerca de una «parada digital». Por tanto, para unas tres cuartas partes de las empresas europeas encuestadas en el sector financiero y de recursos humanos resulta difícil trasladar sus estrategias de transformación digital a una realidad operativa. Uno de los puntos más criticados es el elevado coste derivado de la integración de nuevas soluciones digitales en los sistemas existentes, así como de generar previsiones en tiempo real y cuadros de mando. Además, la falta de capacidad para adaptar los sistemas existentes a los nuevos requisitos, ralentiza a las empresas. Más de la mitad (54 por ciento) afirman que es necesario renovar los sistemas empresariales más importantes. Para hacer frente a estos desafíos, durante los últimos años el cloud ha demostrado ser un elemento esencial para disponer de un panorama de TI más ágil y rápido. Actualmente, según el último control del cloud de la organización interprofesional Bitkom, más del 66 por ciento de todas las empresas de Alemania utilizan cloud computing. Con el cloud y la introducción de nuevas tecnologías, se ha establecido una demanda desmesurada en el suministro, los costes y la flexibilidad de la infraestructura TI, que en la actualidad también se extiende a los recursos físicos. Basándose en un mayor número de innovaciones técnicas y en la caída de los precios gracias a una progresiva estandarización, las empresas esperan un acceso rápido, sencillo y orientado a la demanda para los componentes de la infraestructura. Además, los avances tecnológicos, como el procesamiento de datos en tiempo real y el aumento de los requisitos de seguridad, sobre todo en el contexto de internet de las cosas o la industria 4.0, han conseguido centrar la atención de nuevo en los recursos de TI físicos, que son esenciales para el éxito de las estrategias digitales y los modelos de negocio.

Mejor disponibilidad de los datos para análisis en tiempo real

Estas estrategias y modelos de negocio se basan principalmente en el crecimiento de las redes. Se benefician de la disponibilidad continua y móvil de los datos, y del procesamiento de datos local en tiempo real. Hoy en día, existen sistemas inteligentes en los vehículos que no solo transmiten datos relativos al tráfico, sino que también intervienen en la conducción a modo de asistencia, o controlan el automóvil de forma completamente autónoma. Otro escenario son las ciudades inteligentes, en las que, por ejemplo, los municipios controlan en tiempo real la calidad del aire en zonas residenciales con grandes volúmenes de tráfico. Si se alcanzan los valores límite, el tráfico se redirige automáticamente. En este caso, en «tiempo real» implica unas latencias inferiores a un milisegundo. En su análisis «Data Age 2025», el especialista en investigación del IDC ha determinado que, para 2025, más de un cuarto de los datos generados consistirán en datos en tiempo real. Sin embargo, los casos de uso descritos aquí requieren recursos en forma de infraestructuras físicas en las inmediaciones de los sistemas para poder mantener la latencia muy baja y la disponibilidad de datos lo más alta posible. En este contexto, el Edge Computing adquiere cada vez más importancia. Al mismo tiempo, las empresas están procesando datos con unos requisitos muy inferiores y, en teoría, pueden procesarse fácilmente mediante un cloud en ubicaciones más remotas. Para las empresas, surge la duda de cómo conciliar ambos planteamientos en su infraestructura TI.

La estandarización permite soluciones modulares

Los ecosistemas de los centros de datos modernos basados en paquetes de soluciones modulares son la respuesta a dichas dudas. Una respuesta que también incluye contenedores de centros de datos. La última generación de este tipo de soluciones de centros de datos se basa en una rigurosa estandarización del hardware y software instalado en estas soluciones. También aportan la tecnología operativa (OT) adecuada, así como la tecnología de la información (IT) como base para los conceptos de infraestructura moderna. De modo que los convierte en la solución idónea para un gran número de diferentes casos de uso basados en tecnologías innovadoras e impulsadas por datos dentro del internet de las cosas y la industria 4.0. Los centros de datos modulares, que se pueden integrar en contenedores estandarizados por normas ISO y no ISO, están completamente montados y probados por el proveedor antes de la entrega al cliente. La base está formada por componentes estándar, que el proveedor recopila según el perfil de requisitos de la empresa en el contexto de un proceso igualmente estandarizado, ya configurado y con licencia previa, lo que reduce los costes por parte del usuario. Además del contenedor como carcasa externa, la solución de centro de datos comprende los racks de TI, la alimentación eléctrica, el sistema de climatización, así como servidores, sistemas de red, almacenamiento y el software de gestión adecuado como componentes preconfigurados del cloud. Dichas soluciones se seleccionan idealmente según los escenarios de aplicación previstos y constituyen la base para los servicios basados en el cloud disponibles adicionalmente (XaaS). Los ecosistemas de servicios conectados proporcionan servicios específicos directamente cuando se necesitan. La ventaja de este tipo de ecosistemas recae en el hecho de que desde la OT hasta la IT y las soluciones de software específicas, las empresas obtienen todos los componentes de un mismo proveedor. Además, siempre están estandarizados al máximo. Esto permite acortar el tiempo de comercialización, así como una notable reducción de los costes.

Gracias a la estandarización, el tiempo necesario para que el centro de datos esté configurado y listo para su uso se reduce a unas pocas semanas. Asimismo, facilita la combinación de los contenedores individuales del centro de datos, en caso de que aumente la necesidad de recursos de infraestructura. La conexión al entorno de TI existente suele realizarse a través de interfaces REST. La estandarización integral de los centros de datos también permite a las empresas adquirir infraestructuras físicas de TI directamente a nivel local como un servicio, ya sea como un centro de datos principal o de copia de seguridad, o como una solución provisional, por ejemplo, durante una fase de construcción o picos de carga excepcionales. Como resultado, las empresas consiguen una mayor flexibilidad y la capacidad de escalar horizontalmente su centro de datos en el menor tiempo posible.

La elección del proveedor es una cuestión de confianza

La solución del centro de datos se puede utilizar sola o como un servicio administrado. La elección de un proveedor adecuado es una cuestión de confianza. Al fin y al cabo, él es el responsable de construir, integrar y/o garantizar un funcionamiento seguro y sin problemas de la infraestructura y las soluciones de servicio conectadas. De modo que, al elegir un proveedor adecuado, la experiencia y el conocimiento del sector son criterios de decisión importantes. Otra función igual de importante, sobre todo en términos de seguridad y disponibilidad, es la ubicación de los centros de datos del proveedor. Para satisfacer la demanda de recursos de infraestructura locales, como en el contexto del Edge Computing, así como para el Cloud Computing independiente de la ubicación, las soluciones de centros de datos de Rittal permiten, por ejemplo, la conexión al centro de datos Lefdal Mine Data Center en Noruega (véase recuadro), que dispone de un área de 120.000 metros cuadrados que funciona en su totalidad con energía renovable. Esto permite a las empresas implementar con unos costes óptimos cargas de trabajo de alta intensidad computacional, a través de la computación de alto rendimiento como un servicio (HPCaaS). Al mismo tiempo, para los requisitos específicos de protección de datos y cumplimiento existe otra ubicación de centro de datos en Alemania, el Cloud Park de la zona industrial de Höchst en Fráncfort. Con las distintas ubicaciones del centro de datos, se puede visualizar una amplia variedad de casos de uso. La necesidad de este tipo de soluciones existe. Algo que también se refleja en el desarrollo del panorama de centros de datos en Alemania.

Este panorama está actualmente en proceso de cambio y no para de aumentar debido a la creciente demanda. Esta es la conclusión a la que ha llegado a principios de año un estudio publicado en nombre de Bitkom acerca de los «centros de datos en Alemania» y realizado por el Instituto Borderstep. Este estudio constata, entre otras cosas, que la tendencia anterior hacia una disminución en el número de centros de datos más pequeños se ha detenido. A lo que hay que añadir un importante crecimiento de las capacidades de los centros de datos de las empresas medianas y la industria. Es probable que esta tendencia se intensifique en el futuro con la creciente implementación de las tecnologías de la industria 4.0. Además, hoy en día muchos de los centros de datos existentes están llegando a un punto en su ciclo de vida en el que necesitan ser actualizados. En este caso, el objetivo de las empresas también radica en mejorar por completo su eficiencia energética mediante un hardware moderno y así reducir los costes operativos de los centros de datos. Además, cada vez más sistemas y aplicaciones críticos para el negocio se están pasando al centro de datos como resultado de la digitalización, que debe ser debidamente segura y eficiente para garantizar la continuidad del negocio. Al mismo tiempo, a lo largo de los últimos años se han producido cambios en las directrices pertinentes, como la norma DIN EN 50600 en vigor desde 2016, y en el cumplimiento de los centros de datos, por ejemplo, con respecto a los sistemas de refrigeración redundantes. Esto ofrece a muchas empresas la oportunidad de replantearse su infraestructura de TI y configurarla de forma modular.

Conclusión

La digitalización en las empresas está creando nuevos modelos de servicio y de negocio, que a su vez están cambiando las exigencias con respecto a la infraestructura TI. Exigen la máxima flexibilidad y escalabilidad, mientras que las empresas buscan sobre todo soluciones eficientes y rentables. En este contexto, resultan interesantes los conceptos combinados con ecosistemas de centros de datos modulares que garantizan el rendimiento necesario en el suministro de la infraestructura y la disponibilidad de los datos.

Recuadro informativo acerca del centro de datos Lefdal Mine Data Center

El centro de datos Lefdal Mine Data Center se encuentra en una antigua mina al noroeste de Noruega. Abarca una superficie total de 120.000 metros cuadrados en cinco niveles. La capacidad total es de 200 megavatios y permite la colocación de hasta 10.000 racks o 1.500 contenedores. El centro de datos se basa en un concepto global modular desarrollado conjuntamente con iNNOVO Cloud. La energía renovable y la refrigeración con agua de mar proporcionan los valores de eficiencia más altos y un valor de PUE de 1,15.

El suministro eléctrico se basa exclusivamente en energías renovables y uno de los fiordos más próximos al emplazamiento se encarga de refrigerar la TI. De este modo, los costes derivados de la electricidad en el Lefdal Mine Data Center son mucho más bajos en comparación con las ubicaciones de centros de datos alemanes. La roca circundante (antigua mina Olivine) protege el centro de datos de la radiación electromagnética (protección CEM). Además, solo hay un punto de entrada para el control de acceso. La clasificación de nivel 3 cumple con los elevados requisitos de seguridad que las empresas exigen actualmente a los operadores de centros de datos y del cloud.

Imágenes

Imagen 1: Los centros de datos modulares en contenedor permiten una conexión o desconexión flexible de los sistemas de TI. Gracias a la escalabilidad, el aumento en el uso de la TI se puede manejar de forma sencilla, rápida y según la demanda.

Imagen 2: El centro de datos Lefdal Mine Data Center abarca una superficie de 120.000 metros cuadrados en la costa oeste de Noruega y ofrece suficiente espacio de almacenamiento para 300 contenedores con una capacidad de refrigeración de hasta 45 megavatios. El concepto general modular tiene capacidad para hasta 1.500 contenedores con una capacidad de refrigeración de hasta 200 megavatios.

Imagen 3: Cien por cien «verde»: la energía y la refrigeración del centro de datos Lefdal Mine Data Center proceden de energías renovables, como el agua del fiordo. Como resultado, los gastos de energía son baratos y garantizan un valor de PUE inferior a 1,15. En combinación con el resto de ventajas de esta ubicación, se pueden llegar a reducir los costes hasta un 40 por ciento en comparación con un centro de datos en el cloud en Alemania.