Lista de favoritos

Aumente la disponibilidad de la TI con un DCIM

2020-06-09. Consejos de Rittal para la supervisión de centros de datos. Si la infraestructura TI sufre una avería los sistemas se paran un promedio de 45 minutos. Los costes de una avería pueden ascender a varios millones de euros por empresa. Por lo tanto, las herramientas de software para la gestión de infraestructuras de centros de datos (DCIM) son un equipamiento importante en cualquier entorno TI para supervisar el estado de sus sistemas.

Las soluciones de supervisión DCIM también son idóneas para entornos de TI pequeños y medianos, con el fin de mejorar su fiabilidad. Este software supervisa continuamente los racks de servidores, incluida la alimentación eléctrica y la climatización, para detectar cualquier problema e informar lo antes posible a los técnicos o a la seguridad del edificio en caso de alarma de intrusión.

Así se empieza

Al principio, es importante que los administradores de TI se aseguren de antemano de reducir la complejidad de la solución de supervisión. En lugar de utilizar todas las funciones disponibles del software DCIM, es aconsejable centrarse en los indicadores clave en torno a la gestión de la energía, la disponibilidad y los parámetros relacionados con la seguridad. Una ampliación del soporte de DCIM para supervisar los procesos orientados a la ITIL sobrecargará a cualquier TI de tamaño mediano. Por lo tanto, el proyecto debe dividirse en varios subproyectos completos para implementar progresivamente el software DCIM en diferentes componentes de infraestructura.

Un factor importante para aumentar la fiabilidad es la supervisión de todo el suministro eléctrico hasta el servidor. Los sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI), por ejemplo, no solo tienen que intervenir en caso de avería, sino que también separan el circuito primario del secundario y filtran cualquier perturbación en la red. La supervisión del SAI es, por lo tanto, imprescindible. Siempre deben comprobarse los refrigeradores para el enfriamiento de la infraestructura TI, incluida la disipación de calor.

Atrévase con nuevas estructuras organizativas

Los conceptos operativos y las responsabilidades han crecido históricamente. Con la introducción de una nueva solución DCIM, los directores de TI deben cuestionar las estructuras existentes. Al reorganizar las responsabilidades, se pueden asignar los centros de costes de forma más razonable o se pueden implementar alarmas de una manera más práctica si, por ejemplo, la seguridad del edificio se incluye directamente en la cadena de alarmas.

Actualmente, se puede implementar una supervisión de DCIM en todas las áreas con un coste asumible. Los proveedores suministran controladores de aplicación universal para la integración de dispositivos de terceros, por ejemplo, de domótica. Los convertidores de protocolos configurables de forma flexible envían los valores medidos deseados al centro de control de TI, donde se unifica la supervisión.

Aclarar los requisitos de seguridad

Una evaluación inicial ayuda a determinar los requisitos de seguridad para la infraestructura TI en la empresa. Las principales preguntas incluyen: ¿qué sistemas de TI son vitales para la empresa? ¿Qué tareas administrativas deben llevarse a cabo permanentemente en los sistemas de TI? ¿Los especialistas en TI están constantemente disponibles? ¿Solo hay una ubicación de TI o varias? Mediante estas y otras preguntas, los técnicos pueden evaluar los requisitos de seguridad en el primer paso y extraer un concepto para la supervisión a partir del mismo. En los sistemas se debe supervisar como mínimo la temperatura, el suministro de energía, la seguridad de acceso y la protección contra incendios. Si las tuberías de agua y de calefacción en un edificio antiguo pasan por la misma sala en la que se encuentran los racks de servidores, lo más sensato será invertir en un detector de fugas.

Los componentes para la climatización, así como para garantizar el suministro y la distribución de corriente se comunican con el software de gestión mediante protocolos de red estándar. Además, se pueden conectar sensores a la consola para numerosos parámetros operativos, como la humedad, el consumo de corriente, el estado de apertura de las puertas de los racks y la temperatura. El software también se puede conectar a la gestión de instalaciones mediante interfaces estandarizadas, por ejemplo, a BACnet, un protocolo de red para la seguridad de edificios. Se puede crear una imagen muy precisa del estado actual de los sistemas TI y la infraestructura asociada a partir de la imagen general de los datos.

Conseguir una mayor transparencia de los costes

Con una aplicación DCIM se pueden optimizar los costes en el centro de datos y desglosarlos de forma más transparente. Esto resulta de ayuda si la infraestructura TI y la gestión de instalaciones participan por igual en la operación del entorno TI. La claridad en las cifras clave y las tendencias, y la facturación orientada al consumidor ayudan a la organización a ser rentable y a delimitar los costes en todas las áreas.

Si desea optimizar los costes operativos de la infraestructura TI, primero debe determinar el consumo de energía con exactitud. La gestión eficaz de la energía se basa en los valores de la cantidad de energía que consumen los servidores y los componentes de la red. Las unidades de distribución de energía (PDU) con función de medición proporcionan una información detallada sobre el consumo de energía dentro de los racks TI. Si solo se utilizan unos cuantos racks de servidores, estos valores también se pueden determinar a través de la administración de instalaciones, por ejemplo, con un contador eléctrico convencional.

¿El DCIM interfiere con el funcionamiento de la infraestructura TI?

A menudo, los responsables no están seguros de si la aplicación DCIM puede influir en las operaciones de TI en curso. Sin embargo, los proveedores ya han optimizado sus soluciones para un funcionamiento sin problemas para no ralentizar las infraestructuras TI que deben supervisarse. Por ejemplo, el software DCIM RiZone de Rittal se ejecuta en un servidor Windows configurado para este propósito y, por lo tanto, tiene suficientes recursos propios.

Protección de acceso incluida

Los reglamentos como el de Basilea II obligan a las empresas a adherirse a ciertas normas en torno a la seguridad en la infraestructura TI, lo que incluye registrar qué personas tienen acceso a los sistemas TI y en qué momento. Para ello, la solución de supervisión debe registrar el momento en que se abre la puerta del rack de servidores. Esto es muy importante si los racks están solo en una sala técnica con poca seguridad o incluso en una sala de impresoras. Unas empuñaduras electromagnéticas junto con un dispositivo de lectura proporcionan más seguridad, lo que permite registrar el acceso de varias personas de forma detallada y automática.

Mucho más que supervisión

Sin embargo, el DCIM no es una herramienta integral para todos los aspectos del funcionamiento de la infraestructura TI. En la práctica, el DCIM trabaja junto con herramientas de supervisión altamente especializadas que, por ejemplo, supervisan redes, bases de datos o servidores de aplicaciones. En el otro extremo del espectro, en un entorno de TI heterogéneo y complejo todavía se requiere una herramienta de supervisión integral en el centro de control de TI para proporcionar una visión de conjunto y clara a los usuarios.

Comprobación de pequeñas soluciones

Muchas soluciones DCIM están diseñadas para supervisar centros de datos completos y, por lo tanto, ofrecen una amplia gama de funciones. Si solo utiliza unos cuantos racks de servidores, a menudo tendrá suficiente con el software que le ofrezca el fabricante de los racks. Con la solución RiZone, empresas como Rittal suministran una aplicación DCIM modular que se puede implementar de forma práctica y rápida en entornos pequeños, pero también supervisa infraestructuras complejas si es necesario.

Ver artículo completo en PDF

Imágenes

Imagen 1: Con la solución RiZone, empresas como Rittal suministran una aplicación DCIM modular que se puede implementar de forma práctica y rápida en entornos pequeños, pero también supervisa infraestructuras complejas si es necesario.

Imagen 2: La tarea principal del software DCIM es la supervisión en tiempo real de la infraestructura física de un centro de datos mediante los sensores apropiados. Una aplicación DCIM modular como RiZone de Rittal también se puede usar en entornos pequeños e implementarse de forma rápida y práctica. Y, si es necesario, también supervisa infraestructuras complejas.

Imagen 3: El Computer Multi Control (CMC) III es un sistema de monitorización para racks de redes y servidores, armarios de distribución, containers y salas que puede monitorizar temperaturas, la humedad del aire, accesos, humo, la energía y otros parámetros físicos del entorno.

Imagen 4: La supervisión de la temperatura es uno de los requisitos mínimos para que una TI sea eficiente y segura. Los sistemas de monitorización, como el Computer Multi Control (CMC) III modular de Rittal, permiten supervisar los entornos de TI con eficiencia.